Camilo José Herrera, con un préstamo de cien mil pesos colombianos (unos 30 euros), fundó ‘Un Litro de Luz’. Inicialmente un proyecto social de iluminación autosostenible que se centró en alumbrar hogares utilizando botellas de plástico recicladas, rellenas de agua y cloro, y colocadas en el techo. Una técnica que conoció gracias a Illac Díaz, el hombre que la implementó en Filipinas, país que actualmente registra más de 30.000 instalaciones de ‘botellas de luz.

  1. ‘Un Litro de Luz’ desarrolló luego un modelo propio de alumbrado público gracias a postes que se alimentan de energía solar, construidos con un tubo de PVC, una botella de plástico, un panel solar, una bombilla LED y una pequeña batería de moto. El sistema absorbe la luz solar mediante el panel y almacena la energía para su uso nocturno. «Nuestros postes de luz, que tienen una vida útil de 16 años, incluyen componentes reciclados y un chip de alta tecnología que garantiza que la luz dure un millón de horas».

Existen comunidades que llevan 80 años esperando la luz, ahora durante un fin de semana se encuentran con acceso a luz e internet, un cambio radical para ellos». Hemos brindado acceso a redes inalámbricas para 3.500 personas en zonas rurales.

Fuente: Fundación Amigos del Planeta.

Abrir chat
Hola, ¿En qué te podemos ayudar?